Costa RicaNoticias

Gavilanes estafan ¢5 millones diarios con licencias

OIJ advierte para que no caigan en la trampa

(Última Actualización en: 29 junio, 2019)

Aprovechándose de quienes necesitan obtener una licencia de conducir, un grupo de al menos 4 estafadores podría embolsarse hasta ¢5 millones por día, monto que incluye únicamente a quienes operan en el centro de San José.

Mario Mora Álvarez, de la Sección Especializada de Tránsito del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), explicó que este monto es apenas un aproximado, pues según las pesquisas hechas diariamente, cada sujeto podría estafar unos ¢500.000 mil o hasta ¢1.500.000, lo que significa que por mes un grupo de estos podría contabilizar alrededor de ¢150 millones, lo que incluye dinero en efectivo y dispositivos electrónicos.

Estas cifras tienen en alerta a los agentes del OIJ quienes también piden a la población que tenga prevención para que no caiga en los engaños de estos delincuentes.

De acuerdo con Mora, a estos grupos se les conoce como Gavilanes y son personas que por medio del engaño se aprovechan de los usuarios que realizan las pruebas para obtener la licencia de conducir y las pierden.

Otros de los trámites más comunes que suelen utilizar para timar a las víctimas son permisos especiales para taxistas y choferes de autobuses, la solicitud de placas, así como los partes de tránsito.

¿CÓMO OPERAN?

Generalmente estos delincuentes tienen una organización, como mínimo se habla de entre 4 a 5 personas las cuales están aliadas. Uno busca a las víctimas, otro los convence, el tercero finge ser funcionario del Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) y el cuarto es un rematador.

Uno de los métodos que utilizan son las redes sociales como Facebook, donde abiertamente hacen publicaciones en perfiles en los que ofrecen ayuda para obtener la licencia sin hacer exámenes, pero a cambio de dinero.

El segundo método y el más común, es cuando buscan a los usuarios que perdieron las pruebas, siendo que aprovechándose del momento de vulnerabilidad en el que se encuentran le entregan un papel con un número de teléfono donde al llamar les prometen ayuda.

Durante la conversación a la víctima también la citan en una zona alejada y ahí otro sujeto, casi siempre con insignias falsas del Cosevi, le ofrece revertir la nota que obtuvo en la prueba, eso sí, a cambio de una suma de dinero que varía según la necesidad y urgencia del afectado. Tras recibir el pago, el sospechoso le entrega un documento falso indicando que ganó el examen y con el que aparentemente puede hacer la solicitud de la prueba de manejo.

Aquí es donde los sospechosos aprovechan y sacan un nuevo timo, pues le ofrecen a la víctima la opción de conseguir el documento de una sola vez, quienes aceptan deben entregar un monto mayor al primero, el cual podría ser de unos ¢200 mil.

A esto se suma que muchas veces los sujetos obtienen un bien extra como los celulares, pues cuando fingen que tramitarán la licencia le piden a los afectados el dispositivo para imprimir una foto, siendo que cuando se retiran de la escena desaparecen y al consultar en Cosevi se enteran de que fueron timados.

En ese momento es cuando aparece el rematador. Este se acerca a las víctimas para preguntarles que les pasó y le ofrecen que por un monto extra pueden recuperar lo perdido, sin embargo, esto tampoco ocurre.

“Muchas de las personas que son estafadas les da vergüenza, porque si usted cuenta la historia a sus conocidos posiblemente se van a mofar entonces ni siquiera denuncian, por lo cual los gavilanes están haciendo mucho dinero a costillas de los incautos”, explica Mora.

Agregó que en ocasiones algunas personas se percatan de que están a punto de ser timadas por lo que cuando piden retirarse, los gavilanes los agreden, asaltan y hasta los privan de libertad.

“El aviso que damos es que no sean víctimas de estos delitos. Ningun funcionario ni de Cosevi, ni del MOPT, ni de un banco, ni de ninguna institución los va atender en la calle. Para cualquier trámite siempre tienen que entrar a la entidad”, sostuvo.

DENUNCIAS

Según explica Mora, cada mes solo en la capital se reciben entre 10 y 15 denuncias por este tipo de estafa, sin embargo, se estima que los afectados son más.

“Sabemos que ese número es muy bajo porque las personas que se dedican a esto no es solo una, por lo que pueden timar a muchas personas. Además, como en las pruebas de manejo hay un alto porcentaje que las pierde, estas personas se convierten en víctimas potenciales”, recalcó.

Respecto a los lugares donde más casos se reportan, Mora asegura que este es un problema que afecta a todo el territorio nacional, sin embargo, las oficinas del Cosevi en San José es el punto focal por ser donde más usuarios se atiende.

De acuerdo con el investigador, una gran cantidad de denuncias no son resueltas porque en el proceso las víctimas se enteran de que pese a la pérdida económica también cometieron un delito por el que deberían ser investigadas.

Esto se explica porque al cancelar los montos solicitados por los gavilanes a cambio de la licencia, la víctima entrega el dinero sin ser obligada por lo que provocan y caen en el delito, esto porque lo correcto es acudir a la institución correspondiente para obtener la licencia.

“Muchos casos a pesar de que llegan a la Fiscalía se tienen que desestimar pues las dos personas son imputadas en causas diferentes, pero ninguna habla en contra de la otra. El afectado puede denunciar, pero estaría diciendo que es culpable de un delito que provocó, es decir, tiene que enfrentar la denuncia contra el sospechoso, así como una en su contra, por lo que muchos desisten de darle seguimiento al caso”, concluyó.

Si te fue útil, Comparte esta Información
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Mostrar Más
Cerrar