₡268 mil millones de impuestos quedaron sin ejecutar en 2017 Noticias | Sucesos | 25kph

  • Destinos específicos representan un 12% del PIB

Uno de los destinos específicos más importantes es el que recibe el PANI para la atención de la niñez. (Foto ilustrativa).

A pesar de que el gobierno lucha por ver aprobado un nuevo proyecto fiscal que aumente los impuestos y los ingresos a sus arcas, entidades del Estado dejaron de ejecutar el año pasado ₡268.656 millones correspondientes a tributos con destino específico; es decir, cobrados especialmente para pagar ciertos programas o financiar instituciones.

Los destinos específicos ejecutados durante 2017 ascendieron a ₡3.922.242 millones; sin embargo, el presupuesto asignado según datos de la Contraloría General de la República era de ₡4.190.898 millones.

Esto representa un porcentaje total de subejecución del 6,4%.

Sin embargo, al desagregar los datos se revela que no solo hay impuestos que son menos aprovechados que otros, sino que también hay instituciones que tienen más problemas para utilizar el dinero que otras.

Uno de los principales rubros de ingreso proviene del impuesto de la renta. El monto presupuestado con destino específico de este tributo era el año pasado de ₡213.393 millones, pero solo se ejecutaron ₡14.843 millones, casi un 18% de subejecución.

En este caso fue el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) el que según la Contraloría tuvo el peor rendimiento en aprovechar los dineros girados, solo un 59,1% de los ₡83.711 millones presupuestados.

 

 

 

Otro de los ingresos más importantes para el fisco es el impuesto único a los combustibles que se cobra cada vez se llena el tanque de gasolina o diésel del vehículo. Actualmente por cada ₡100 de gasolinas, entre ₡45 y ₡46 corresponden al impuesto, y en el caso del diésel son ₡54; es decir, se paga más en impuestos que lo que cuesta el producto.

Lo que se recauda de este impuesto se reparte entre distintas entidades, entre ellas el Consejo Nacional de Vialidad (CONAVI) y las municipalidades para la atención de carreteras, el Ministerio de Ambiente, entre otros.

Tanto CONAVI como los municipios cumplen con el objetivo. En 2017 ejecutaron todo lo que recibieron, no así entidades como el Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (FONAFIFO) del Minae, o el programa de Beneficios Ambientales Agropecuarios del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Otro impuesto con destino específico es el que se cobra sobre consumo de las bebidas alcohólicas. El nivel de ejecución fue de apenas un 81,2% de los ₡12.299 millones presupuestados en 2017.

Estos ingresos son destinados para la atención de salud y ayudar a financiar entidades que tienen que ver con la lucha contra el alcoholismo, protección de la niñez, y de bienestar social en general, pero no todas las entidades lograron ser como la Cruz Roja, el Consejo Nacional de Personas con Discapacidad, los Patronatos Escolares o bien la Fundación Mundo de Oportunidades, que aprovecharon todos recursos presupuestados.

En este apartado el PANI de nuevo obtuvo nota roja. En lo trasladado por la vía de la atención a la niñez en riesgo social dejaron de ejecutar un 65% de los ₡2.746 millones, y un 21,4% de los ₡603 millones destinados al Fondo Niñez y Adolescencia.

El Instituto de Alcoholismo y Fármaco Dependencia (IAFA), tampoco logró ejecutar todo lo presupuestado. Dejó pendiente un 12,9% de un total de ₡589 millones, mientras que el Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam) le faltó un 10,7% de los ₡2.857 millones presupuestados.

 

Consultados al respecto el PANI – a través de su oficina de Comunicación, respondió que si bien el año pasado se ejecutaron más recursos en términos absolutos, es cierto que el porcentaje general se vio reducido (pasó de 81% a 76%) debido a la formulación de un presupuesto extraordinario necesario para atender un decreto de contingencia fiscal firmado por la anterior administración. Afirman que eso significó ¢8.455. millones menos del superávit libre del periodo 2016.

“Respecto del monto efectivamente recibido para la Institución en el 2017, fue de ¢34.735 millones. Este presupuesto se comenzó a ejecutar hasta mediados de octubre con la particularidad que la mayoría de los recursos estaban destinados a la adquisición de bienes duraderos, suscripción de convenios con ONG, gobiernos locales, asociaciones y otras instituciones del sector público y cooperativo para el desarrollo de proyectos dirigidos a la población menor de edad en procura de la prevención del maltrato, el abuso sexual, la explotación laboral, la educación, la promoción de derechos y el entretenimiento. Por esta razón a pesar de los grandes esfuerzos y estrategias implementadas por la Presidencia Ejecutiva y ejecutadas por sus equipos técnicos y administrativos, la ejecución total de estos recursos se vio limitada“, afirmó la entidad a CRHoy.

Según la entidad, requieren un “fortalecimiento del capital humano” y revisar algunas limitantes externas como las autorizaciones de gasto presupuestario y limitantes para la contención, para poder mejorar su  nivel de ejecución.

Este medio también procuró las razones que mediaron en la baja ejecución en el IAFA y en el Ministerio de Salud. Vía correo se enviaron las inquietudes, pero al cierre de este artículo no habían respondido.

Salud precisamente presenta subejecución con un impuesto del cual es receptor.

Se trata del impuesto a los productos de tabaco en donde el Ministerio presenta una subejecución de, 62,1% de los ₡3.690 millones que le fueron presupuestados el año anterior.

En este impuesto el IAFA también presenta una baja ejecución con solo ₡1.801 millones de los ₡3.422 millones presupuestados.

Como estos también existen problemas de ejecución en municipalides y ministerios como el de Comercio Exterior y Seguridad Pública, con impuestos relacionados por exportaciones por vía terrestre y derechos de salida.

 

Los destinos específicos del presupuesto del gobierno central corresponden a todas aquellas asignaciones presupuestarias predefinidas por disposición contenida en alguna norma legal o constitucional, y que establece la realización de un gasto particular, generalmente en favor de alguna institución pública. El carácter predefinido de estos recursos imprime un alto grado de inflexibilidad al Presupuesto de la República, lo que reduce el margen de maniobra del Poder Ejecutivo para enfrentar situaciones de estrés fiscal, de acuerdo con la Contraloría General de la República.

El Ente Contralor ve en ello un riesgo:

Este esquema de asignación presupuestaria con base en destinos específicos es uno de los generadores de riesgos para la estabilidad de las finanzas públicas y la eficiencia del aparato estatal, en la medida en que estimula el crecimiento inercial en el financiamiento de programas, crecimiento que no necesariamente se encuentra acorde a las condiciones macroeconómicas y fiscales del país, y carece de criterios de asignación sustentados en eficiencia y cumplimiento de metas institucionales. Debería valorarse que los destinos específicos estén sujetos a un término, vencido el cual procedería evaluar si se justifica su permanencia.

El problema de la subejecución presupuestaria se produce a pesar de los problemas que dice tener el gobierno para atender sus necesidades de financiamiento. Esta semana precisamente la Ministra de Hacienda tuvo que acudir a la Asamblea Legislativa a pedir recursos adicionales por un hueco financiero dejado por la adminsitración de Luis Guillermo Solís.

Para tapar el hueco, Hacienda requerirá de un primer presupuesto extraordinario de unos ₡600 mil millones y de un segundo presupuesto extraordinario que se calcula puede llegar hasta los ₡300 mil millones.

 

{{noticia.title| html}}

{{comentario[0] || ‘Anónimo’}} {{comentario[2]}}

{{comentario[1]}}

Que Opinas al Respecto?