Entre miedo y clandestinidad, choferes de Uber no bajarán la guardia Noticias | Sucesos | 25kph

  • “Ahorita andamos con cuidado, nos cuidamos de taxistas y de oficiales de tránsito”
  • En Panamá, donde hay rechazo de taxistas, gobierno discutirá emitir regulación

El gobierno endureció los controles de la forma más severa posible desde que la aplicación móvil opera en Costa Rica.

A través de una directriz publicada el miércoles 9 de agosto en el diario oficial La Gaceta, el presidente de la República Luis Guillermo Solís ordenó a 5 instituciones vigilar, revisar y sancionar a quienes brinden servicios ilegales de transporte.

Esto sucede tras una reunión sostenida el 4 de agosto entre representantes del Poder Ejecutivo y gremios de taxistas.

La petición de acciones cobija al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (Aresep), a la Dirección General de Tributación (DGT) del Ministerio de Hacienda, al Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) y a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Ante este panorama, CRHoy.com entrevistó a miembros de grupos de conductores de Uber para conocer sus inquietudes ante este tema. En un servicio, según datos de la compañía, que involucra a más de 16 mil choferes y medio millón de usuarios.

“Esperamos la resolución del recurso de amparo que se puso anoche (jueves 10 de agosto) por los compañeros. Una vez que sea acogido, saldremos a trabajar con más tranquilidad y sin tanta persecución. La verdad, ahorita andamos con cuidado. Nos cuidamos de taxistas y de oficiales de tránsito”, explicó el conductor, quien pidió reservar su identidad.

Muchos choferes de Uber han tomado el común acuerdo de no recoger pasajeros en zonas que se consideran  ‘peligrosas’: la terminal de Caribeños, la terminal de Tracopa y más recientemente algunos puntos del cantón de Guadalupe.

“Que se intensifiquen los operativos de tránsito nos incomoda. Nos andamos escondiendo, andamos con miedo y tenemos que pedir favores al cliente, como que se sienten adelante”, expresó el chofer.

Para quienes brindan este servicio, el seguimiento solo es contra ellos, pues consideran que “otros transportistas ilegales están fuera del ojo de mira”·.

“Nos preocupa, pero al igual que muchos, tenemos que llevar el sustento a la casa. La guerra la están haciendo contra Uber”, concluyó el conductor.

El 4 de agosto, representantes de la empresa en América Central aseguraron que han operado bajo el margen de legalidad en Costa Rica.

“Desde que Uber inició operaciones en Costa Rica hemos venido trabajando en un marco de completa legalidad. Somos una empresa debidamente constituida en el país y cumplimos todos los requisitos de ley”, señaló Andrés Echandi, gerente General de Uber en América Central, en un comunicado de prensa.

Panamá, caso diferente

En Panamá, donde también opera Uber entre el descontento de taxistas, el gobierno tomó la iniciativa de impulsar una reglamentación para que funcione apegado a las normas del sistema de transporte.

De paso, las autoridades panameñas confirmaron que no eliminarán la aplicación.

“Uber presta un servicio importante a un segmento de la población y debe convivir con el transporte selectivo. Cuando hay competencia se debe mejorar el servicio“, indicó Álvaro Alemán, ministro de la Presidencia, en declaraciones recopiladas por el diario La Prensa.

{{comentario[0] || ‘Anónimo’}} {{comentario[2]}}

{{comentario[1]}}

Fuente Original

Vamos, Comenta